Director de tesis. Abascal Fuentes, Juan

Obra Escultórica de Carmen Jiménez Serrano.
El motivo que me impulsa a realizar esta Tesis está justificado por la gratitud y el cariño que siento hacia esta excelente profesora, de la cual recibí las primeras lecciones de modelado cuando llegué al Aula-Taller de la antigua Escuela Superior de Bellas Artes “Santa Isabel de Hungría”, para realizar los estudios de la Sección de Escultura. Con este trabajo de investigación pretendo dejar constancia de una artista que ha realizado una importante obra, digna de figurar en el inventario del patrimonio nacional. Hacer justicia a su actividad escultórica y a su función docente, que ha formado escuela en nuestra comunidad autónoma, puesto que su enseñanza la impartió en Sevilla. Analizar su obra y determinar su localización. Demostrar el reconocimiento oficial del valor de su arte, por los premios recibidos en concursos nacionales, cuya veracidad se demuestra en los documentos correspondientes. Su escultura no es elitista, la sencillez de su lenguaje y sus valores plásticos pueden ser comprendidos por todos. Su obra es como ella misma: limpia, idealista, sensible, emotiva y humana siempre. Expresa los éxitos y fracasos de sus sentimientos vitales en los grandes temas de la vida que, por universales, siempre serán los temas de la Humanidad. En desnudos de espléndida belleza sublima los más delicados sentimientos. Su arte es hermoso y agradable a los sentidos y propone un ideal de belleza. Pienso que cumple una función del arte: reproducir la vida y ensalzar al ser humano. En la terracota del boceto de “El ciego”, rehuye la tragedia y sugiere el sentimiento de ternura y simpatía. El trabajo con modelos desnudos en sus clases ha condicionado su obra. Su respeto hacia el desnudo, que transmitía a sus alumnos, le impedía deformar el cuerpo humano en aras de estilos artísticos del momento. Y no ha sentido la necesidad de expresarse de otra forma. Por este motivo, no quiso embarcarse en la aventura del arte abstracto. Piensa que tiene en sus manos un excelente medio de expresión y con este lenguaje se manifiesta a lo largo de toda su obra. Sólo en los últimos años abandona el modelo del natural, por la masificación de las clases en la nueva Facultad, y trabaja realizando, de memoria, deliciosos bocetos. En su obra se aprecia una evolución continua, influenciada por sus viajes a Roma, Grecia y Paris. En sus primeros trabajos, en los años de estudio en Madrid, conoció la obra de los escultores que exponían en la capital en la década de los años 40. Recuerda a sus Profesores Adsuara, Capuz, Pérez Comendador. También recuerda las obras de Moisés de Huerta, Julio Antonio, Pérez Mateo, Vitorio Macho, Marco Pérez, Álvarez Laviada, Mayor, Clará, Orduna y José Planes. En resumen, se intenta reflejar lo siguiente: a) Su personalidad b) Su ambiente histórico-artístico. c) Su obra. d) Su aportación a la escultura andaluza desde los puntos de vista artístico y docente. Para conseguir nuestro objetivo hemos utilizado las siguientes fuentes: a) Vivencias, recogidas oralmente de la artista. b) Documentos. c) Fotos de la obra. d) Recortes de prensa. e) Su discurso de recepción en la Real Academia de Santa Isabel de Hungría de Sevilla. f) Testimonio de sus alumnos. g) Historia del arte contemporáneo. Toda esta información se ha organizado, para su estudio, en seis apartados: I. Biografía. II. Ambiente Histórico-Artístico. III. Análisis Estético de la Obra. IV. Técnicas Utilizadas. V. Docencia.   VI. Conclusiones.