Autor de tesis. Alarcón Caracuel, Manuel Ramón

La Asociación Obrera en el Derecho Histórico Español. (1839-1900).
Como se puede deducir del título dado a nuestro trabajo, no va éste a consistir en una Historia del movimiento obrero español –tarea que sería demasiado ambiciosa- ni tampoco en una Historia del sindicalismo español –que representaría una parcela, si bien importantísima, de aquella- sino en un estudio de la regulación jurídica dada en España al derecho de asociación de los obreros, desde que éstos comenzaran a plantear este derecho como una de sus reivindicaciones fundamentales. Ahora bien, el carácter jurídico del estudio –que, en parte, viene impuesto por la finalidad asignada al mismo de ser presentado como Tesis Doctoral en una Facultad de Derecho- no excluye la consideración del fenómeno global del movimiento obrero en su conjunto sino que la supone. En efecto, los diferentes textos legislativos que tendremos ocasión de examinar –estudiando su proceso de gestación, su contenido y su aplicación- están íntimamente relacionados entre sí dentro de lo que podríamos llamar una historia jurídica relativamente autónoma. Pero, al propio tiempo, cada uno de ellos guarda una relación de interdependencia con el momento de la historia del movimiento obrero –no sólo a nivel español sino europeo- así como con la etapa de la historia política nacional en que dichos textos vieran la luz. Esta interdependencia, en ningún momento la daremos por supuesta, sino que irá apareciendo –y ésta sí es una hipótesis metodológica de la que partimos- a medida que vayamos realizando el análisis que nos proponemos, siempre que nuestro análisis sea correcto. Por otra parte, ese conjunto de relaciones no se manifestará “prima facie” sino que lo hará a través de una serie de mediaciones y hasta contradicciones que, con frecuencia, nos ocultarán el hilo conductor de la Historia. Nuestra tarea consistirá precisamente en llegar a ese hilo, pero no gratuitamente, sino a través de un análisis en profundidad de uno de sus ramales. En cierto sentido, y si nuestras previsiones se confirman, nuestro estudio tendrá –junto a su finalidad específica de investigación de unos textos, que juzgamos fundamentales, de nuestra historia jurídica- el carácter de un invento de verificación de la hipótesis metodológica de que partimos. Resumiendo: nuestro trabajo pretende ser un estudio jurídico. Pero no juridicista. Tampoco sociologista o economicista. Hemos querido simplemente realizar un estudio histórico de unos textos jurídicos, pero partiendo de la convicción de que, apenas profundicemos un poco en dicho estudio, tocaremos el suelo de la Historia “tout court”. El derecho de los obreros a asociarse para la defensa de sus intereses ha recorrido en su confrontación con la legislación positiva un itinerario que, tradicionalmente, se ha caracterizado señalando tres etapas fundamentales: prohibición, tolerancia y reconocimiento. Nosotros recogemos este esquema clásico, que parece seguir siendo útil para abordar la cuestión, pero introduciendo algunas matizaciones: a) En primer lugar, consideramos, junto a las tres fases señaladas, otra más que denominamos de integración, caracterizada por un intento de articulación de las asociaciones obreras dentro del sistema político o, mejor, de la formación social capitalista en su conjunto, lo que implica limar una de las aristas más significativas –diríamos esenciales- del fenómeno sindical: su autonomía reivindicativa. b) En segundo lugar, esas fases no han seguido un desarrollo lineal sino que se han manifestado a través de avances y retrocesos espectaculares, debidos a las más diversas coyunturas. Hasta, que creemos es una afirmación válida a nivel general, lo es, desde luego, si consideramos el caso de España. En definitiva, nunca se puede afirmar que el proceso histórico sea mecánicamente irreversible. Lo es sólo en la medida en que la acción de los hombres imponga esa irreversibilidad. Nuestro estudio aborda esta cuestión, referida al caso concreto que nos ocupa. c) En fin, ese proceso no se ha realizado de forma aislada. Por una parte, ha estado íntimamente unido a la reivindicación de otro derecho sin el cual el de asociación quedaba reducido a una especie de arma sin munición: el derecho a la huelga. Por otra parte, y según han puesto de manifiesto historiadores del movimiento obrero, las reivindicaciones netamente obreras, como el derecho de asociación y el derecho a la huelga, han marchado durante mucho tiempo de la mano de reivindicaciones político-democráticas de la burguesía, desligándose de ellas sólo en los momentos en que se producía el doble y complementario fenómeno de un afianzamiento definitivo del poder de la burguesía y de una autoconciencia –de sí misma y de sus propios objetivos- por parte de la clase obrera. Esta doble relación del derecho de asociación obrera con el derecho a la huelga y con reivindicaciones “populares” más generales está reflejada en nuestro estudio.