Autor de tesis. Aguilera Prieto, Eduardo

Comportamiento reproductivo de la Espátula, Platalea leucorodia.
A principios de la década de los setenta aparecieron dos trabajos que dan un nuevo giro al estudio de las estrategias reproductivas.El primero de ellos (PARKER 1970) introduce el concepto de competencia espermática como una forma de selección sexual, revisando sus implicaciones en la biología de los insectos. La originalidad de ese trabajo reside en enfocar la atención sobre la competencia que se establece entre dos o más eyaculaciones en el tracto reproductivo de una hembra cuando es inseminada por dos o más machos antes de producirse la fecundación de sus óvulos.Gracias al marco conceptual ofrecido en ese trabajo, toda una seria de características anatómicas y fisiológicas, así como diversos tipos de comportamiento, podían ser entendidos evolutivamente como un conjunto de adaptaciones a las dos fuerzas operantes en la competencia espermática: Por un lado, la selección favorecería mecanismos que confieran prioridad e la fertilización de la hembra al esperma eyaculado, tales como desplazamiento de anteriores espermas almacenados en el tracto reproductivo de las hembras, aumento del volumen de la eyaculación, o múltiples eyaculaciones, para asegurar la dominancia numérica del propio esperma y así su probabilidad de fecundar los óvulos. Por otro lado, existiría una contra-adaptación que favorecería aquellos mecanismos que redujeran la eficiencia de eyaculaciones posteriores en la fertilización de las hembras. Entre estos mecanismos se encuentran los “tapones” segregados por los machos, que son inoculados a la hembra al mismo tiempo que el semen, y cuya función es el bloqueo al paso de eyaculaciones posteriores (insectos, PARKER 1970; arañas, AUSTAD 1984; ofidios, DEVINE 1984 y mamíferos, MARTAN y SHEPHERD 1976, FENTON 1984). Esta función tendría también las cópulas prolongadas y la vigilancia postcopulatoria del macho a la hembra (PARKER 1984).En la última década ha aparecido un gran número de publicaciones sobre el tema de competencia espermática, que dan una idea de la importancia y amplitud de esta forma de selección sexual y de su influencia sobre los sistemas de emparejamiento (ver SMITH 1984, para revisiones en diferentes taxones de insectos y de vertebrados).El otro trabajo de gran impacto (TRIVERS 1972) relaciona la inversión parental con la selección sexual en una teoría general que predice que los individuos del sexo que interviene menos en la descendencia muestran una mayor variación en el éxito reproductivo, compiten entre ellos por acceso al sexo opuesto y están sujetos a una mayor selección durante el emparejamiento por individuos del otro sexo. Trivers, además, pone de de relieve que aunque los intereses de machos y hembras durante la reproducción pueden ser los mismos, las estrategias reproductivas de ambos sexos raramente son idénticas, siendo incluso, con frecuencia, contrapuestas.Los dos capítulo que constituyen el núcleo de esta Tesis (Capítulo IV y V) están implícita o explícitamente impregnados de esas ideas. Para abordar estos temas elegimos la Espátula (Platalea leucorodia), especie que reúne una serie de condiciones que hacen de ella un sujeto casi ideal en este tipo de estudios: Los individuos son de gran tamaño, lo que facilita su observación a larga distancias: los sexos son dimórficos en tamaño corporal, permitiendo así su rápida determinación en el campo y presentan una mancha terminal en el extremo del pico, con un grado de variación en su diseño que posibilita al observador la identificación de cada individuo en muy poco tiempo, sin necesidad de capturarlos y marcarlos. Además, anida formando colonias en nidos descubiertos y muy próximos entre sí, lo que permite el registro simultáneo del comportamiento de varias parejas y el estudio, a nivel individual, de las interacciones sociales. Otro punto a su favor en nuestro caso fue que de una de las principales colonias de cría de esta especie se ubicara en el Parque Nacional de Doñana, lo que ofrece una serie de condiciones logísticas para la realización del trabajo de campo raramente alcanzables.Los efectivos numéricos de esta especie han ido disminuyendo en los últimos siglos, desapareciendo de un gran número de países europeos (ver CRAMP y SIMMONS 1977 para revisión de este y otros aspectos de su biología). En la actualidad, su área de distribución en Europa Occidental ha quedado reducida a las colonias de cría de Holanda (unas 400 parejas, E. OSIECK com. pers.) y del sur de España (unas 700 parejas, obs. pers.). Que tengamos conocimiento, no se han publicado estudios que traten el comportamiento reproductivo de la especie, por lo que, dada su precaria situación, al interés teórico de los temas de estudio, se le suma el interés derivado del conocimiento de estos aspectos de su biología para el planteamiento de un programa coherente de conservación.El Capítulo III de este estudio trata de ser una contribución al conocimiento de las señales sociales empleadas por la Espátula durante su periodo reproductivo.El Capítulo IV entra de lleno en el estudio de competencia espermática en aves y sus implicaciones en el sistema de emparejamiento. Comienza por una revisión de la evidencia disponible hasta la fecha sobre la función del comportamiento copulatorio extramarital en la fertilización de las hembras de aves, examina después las diferencias de intereses de machos y hembras en una estrategia de emparejamiento mixta monogamia-promiscuidad, para evaluar seguidamente, con los resultados obtenidos de la observación del comportamiento copulatorio de la Espátula, la importancia real del comportamiento promiscuo de esta especie en la fecundación de las hembras, el papel de las hembras en el éxito de esta estrategia reproductiva, los mecanismos de comportamiento de los machos que optimizan su éxito reproductivo en un sistema de emparejamiento mixto, así como las tácticas que emplean éstos para defender su confianza de paternidad y, por último, los costes y beneficios que suponen para las hembras la estrategia de emparejamiento mixta.El Capítulo V examina la inversión parental, poniendo especial énfasis en la comparación entre machos y hembras de sus papeles en cuatro aspectos que resumen en gran medida la inversión de cada sexo en el desarrollo y supervivencia de la cría: Construcción del nido, atención al nido, incubación y alimentación a los pollos. Apareciendo de nuevo, en la discusión de ese capítulo, el fenómeno de competencia espermática como explicación evolutiva de ciertas diferencias en el cuidado parental de machos y hembras.